lunes, 16 de junio de 2008
Cuando una enfermedad necesita más que un remedio

La esclerosis múltiple es una enfermedad neuro degenerativa que tiene altos costos económicos e insólitamente no está protegida por el actual plan de salud



Hace un tiempo en nuestro país, se conoció la experiencia de tener una complicada enfermedad como la que padece la periodista Claudia Opazo llamada esclerosis múltiple. Esta enfermedad ha tenido alto impacto este último tiempo ya que también se reveló que lo padece la ex rostro del noticiero central de TVN Cecilia Serrano.

Para los que no conocen esta enfermedad, ésta es una enfermedad neuro degenerativa, crónica e incurable. Las causas se desconocen y se caracteriza por focos de inflamación y desmielinización en el cerebro y médula espinal. Se le adjudica el calificativo de múltiple porque afecta distintas zonas del cerebro y son variadas las lesiones neurológicas que produce.

Ahora bien, uno de los factores más complicados para quienes padecen esta difícil enfermedad son los altos costos económicos que implican, ya que según lo que explicaba Claudia mensualmente se desembolsan alrededor de 950 mil pesos para el tratamiento que pueda mantener relativamente controlada la enfermedad.

Si somos un poco más precisos y tomando en cuenta las cifras de la Dirección del Trabajo que hablan de un sueldo mínimo actual de $144.000, este tratamiento mensual equivale a más de seis sueldos mínimos y a eso hay que tomar en cuenta que según la última encuesta Casen más de un millón de chilenos gana menos o igual al sueldo mínimo. Pues bien, los enfermos de esclerosis múltiple en Chile son alrededor de tres mil.

Tomando en cuenta estas cifras y considerando además que toda enfermedad y especialmente la esclerosis múltiple además tiene altos costos emocionales por el avance de la misma, hay un pequeño gran detalle que no se ha tomado en cuenta y es necesario y urgente tenerlo en consideración: pese a todo esto, esta enfermedad no está en el AUGE.

Me inquieta como persona y como una ciudadana relativamente sana, lo desamparados que se encuentran cientos de esos tres mil chilenos que padecen esclerosis múltiple que no pueden financiar completamente su enfermedad y que por ende, avanza más rápidamente este síndrome degenerativo.

Luchando por una corporación: no todo está perdido.

Claudia Opazo quien fue entrevistada recientemente por este tema, lucha no sólo porque esta enfermedad esté en el AUGE, sino que también por una iniciativa maravillosa llamada Corporación Eskleros, la cuál es una corporación en la que está en trámite su personalidad jurídica y que pretende ayudar con todo tipo de apoyo de rehabilitación y psicológico a quienes padecen esclerosis múltiple.

Para quienes pretenden colaborar y hacerse socios de esta bella iniciativa, tienen que escribir al mail corporacioneskleros@gmail.com y dar a conocer su inquietud de colaborar.

No olvidemos que nadie está libre y que si todos podemos dar una cuota de solidaridad y amor por quienes lo necesitan el mundo puede ser mejor y más sonrisas de esperanza pueden iluminar la vida
.
 
posted by Verónica Carmona at 10:40 | Permalink | 9 comments
miércoles, 14 de mayo de 2008
Cuando el sentimiento traspasa el alma

Durante este último tiempo, he estado entre miles de cosas de la universidad y mi práctica en un diario local (que cuál gracias a Dios ya me entregaron la evaluación y fue la nota más alta). Aprovecho de agradecer la preocupación de mi fiel amiga Livaex que estaba al tanto si actualizaba el blog.
Pero dentro de todo el torbellino de cosas que hago y que me suceden, me he sentado ahora frente al computador a pensar sobre la importancia de ser más sentimiento que cabeza.
Sin duda, yo me defino como una persona que vive sus sentimientos intensamente y derrocha emoción desde lo más interno de mi ser, pero el ser así me genera discusión desde ese mismo interior, ya que siento que ha muy poca gente que por ejemplo daría lo que fuera por ayudar a quien lo necesita o trabaja el complejo concepto de empatía.
Y es que esto me hace sentir que el universo es muy grande para mí. Necesito darme cuenta que todavía hay alguien que se emociona cuando un bebé toca con su pequeñita mano la de uno o cuando un abuelito te da las gracias y te mira con cara de esperanza.

Yo se que el mundo gira muy rápido, pero a veces es necesario detenerse para sentir el aire que da la rapidez.
Sin duda necesito volver a creer que existen corazones en la tierra más que cabezas pensantes.
 
posted by Verónica Carmona at 18:16 | Permalink | 10 comments
sábado, 29 de marzo de 2008
Amar es servir

De repente me desperté pensando. Entre un poco de nubosidad y un silencio que me ensordecía necesitaba respuestas. A modo de ejercicio mental mi vida quería algo y nadie además me preguntaba cómo había amanecido hoy.

Recorrí la casa completa, hoy la música creo que estaba de más y sólo el sonido de los pájaro agradeciendo en agua que caía del cielo, servía de salvavidas para no caer en la melancolía.

Pero fue inevitable. Sentada en el sillón más ínfimo de la casa comencé a hablar con Dios y la respuesta era casi de telepatía: “ayuda que yo te ayudaré”.

En ese momento sólo quería empezar mi ayuda ya, pero no sabía de que manera. Mis familiares no creían en evangelizar a través de valores y menos dar hasta que duela, pero yo en ese momento y ahora era capaz de entregar mi alma con tal de una sonrisa.

Así es como descubrí que mi ayuda era a los niños, esos mismos pequeños que necesitan de tan sólo cariño y una palabra, esos mismos que con un pensamiento optimista y esperanzador se les puede hacer creer que si se puede, que el mundo va más allá del riesgo social o la pobreza.

Mi vida definitivamente es sentir a Dios en una sonrisa de un niño, mi vida amigos míos no va sólo en tener éxito y dinero en mi profesión…mi vida se basa en que amar es servir.

Y creo ser valiente al declarar esto, porque al mismo tiempo estoy adquiriendo un compromiso no sólo a quienes lean mi declaración sino que con esas caritas dulces a quienes se les puede cambiar la vida.

La vida es una esperanza para que podamos ser mejores personas, en la vida no basta sólo ser feliz teniendo lo que uno quiere en términos económicos sino también en sorprendernos cada día en el atardecer que se refleja como una pintura de esperanza y que nos dice que el regalo de la vida se agradece con la ayuda desde un simple gesto de bondad hacia la más absoluta entrega por quien lo necesite.

Doy gracias a Dios por descubrir esto y porque mis días sean cada vez con más colores.
 
posted by Verónica Carmona at 10:00 | Permalink | 9 comments
miércoles, 12 de marzo de 2008
“Contactocracia”.

A veces, en mis momentos de reflexión plena, me pongo a pensar en lo importante de lo que son las relaciones humanas. El saber darse el tiempo para conocer a otras personas y generar vínculos no son meros trámites; sino que parte esencial de nuestro pasar en la vida.

Ahora bien, cuando esas relaciones humanas generan intereses comunes, la cosa va aún mejor pero desde mi perspectiva la cosa se empieza como a frivolizar en algunos sentidos…tú me das, yo te doy…hoy por ti…mañana por mí.

Entonces es cuando me pregunto, ¿hasta que punto entra en juego esta sociedad en el trámite frío de la contactocracia, es decir, el generar contactos con intereses comunes o similares? ¿Seremos capaces de encontrar un límite entre el ganar un contacto y entablar un cariño que vaya más allá?

La cabeza me gira como un remolino, por una parte tengo esa posibilidad factible de hacer algo que se ve complejo muy simple, pero por otra parte esta el sentimiento medio hippie de creer en que las relaciones humanas se deberían lograr por una entrega desinteresada.

Si por ejemplo tengo un compañero de trabajo que conoce a un amigo de un amigo que me puede conseguir un trabajo con mejor remuneración y ese amigo del amigo lo conozco por otras circunstancias y entablo vínculos más cercanos con él, al momento de que me ayude… ¿cómo es la transformación de la relación? O sea, ¿es mi amigo o un potencial cliente?

Contactocracia… ¿un arma de doble filo para las relaciones humanas verdaderas?
 
posted by Verónica Carmona at 10:53 | Permalink | 4 comments
viernes, 15 de febrero de 2008
Aprendiendo a Vivir.

Sin duda, el aprender a vivir en armonía es un desafío constante que nos conecta con nuestro propio yo. El querernos, el aceptarnos, el sentir la vida más que con el aire que nos roza el pelo es una prueba constante que nos llama a ser felices.

Tengo 24 años y creo sentir que la importancia de este acto de vivir radica en la aceptación y el vencimiento de doce principales bloqueos mentales, que señala muy bien John Gray en su libro “Consigue lo que quieres, valora lo que tienes” (Plaza y Janés editores S.A., 1999) que muchas veces auto imponemos, estos son: la culpabilización, la depresión, la ansiedad, la indiferencia, las críticas, la indecisión, la postergación, el perfeccionismo, el resentimiento, la autocompasión, la confusión y la culpa.

Ahora bien, estos bloqueos mentales limitan el trabajo que realizamos con nosotros mismos desde nuestro interior, el recibir amor se disminuye y las relaciones humanas se ven casi desaparecidas.

Cabe preguntarse entonces, ¿cuál es el verdadero camino hacia el vivir feliz o en armonía? o ¿cuál es la manera para ser íntegros como seres humanos? Sin duda que tratar de eliminar estos bloqueos es el primera paso para la aceptación de nosotros como personas, el mirarnos al espejo y ver no sólo nuestro rostro sino que también una bella pintura de lo queremos ser cada día nos acerca hacia la plenitud y una vida más feliz.

Ahora mi consulta es, ¿sientes que caes en esos bloqueos mentales? ¿Cuánto de disposición existen en ti para ver un cambio en ellos?

Te invito a que mires en tu interior.
 
posted by Verónica Carmona at 7:46 | Permalink | 7 comments
jueves, 31 de enero de 2008
El secreto de la vida: la ley de atracción.

Hace más o menos 3 meses comencé a ver una psicóloga producto de mis inseguridades y miedos. Estaba realmente mal, casi al borde del colapso porque sentía que era incompetente pese a que mis logros demostraban lo contrario. Me encontraba además en periodo de tesis y casualmente y pese a que mis pesimismo decían lo contrario aprobé mi tesis escrita con un 6.5 y tomando en cuenta que el máximo era 7 y estaba bastante bien.


Pero había algo que no calzaba. Cada día se me acercaba más el pesimismo y desgano. Me alejaba de Dios y de mis metas alcanzables. La psicóloga por otra parte, me decía que mis niveles de ansiedad subían mucho y que tenía que tener cuidado. Era un S.O.S. par mi estabilidad emocional y por ende, para mi alma.


Un día, en una de las tantas sesiones con mi psicóloga ella me trajo un regalo. Se trataba en primera instancia de una película en formato DVD que se lo acepté cordialmente pero sin mayor ánimo. Me dijo “véalo y te darás cuenta de lo realmente importante”. Quedé metida…mi curiosidad me impulsaba a verlo.


Y lo vi. No una vez, sino 7 veces, una semana viéndolo todos los días, cada día descubría algo nuevo, cada día me maravillaba y mi sonrisa volvía a la cara.


La película se llama “The Secret” y trata sobre la maravillosa ley de atracción, la ley que cambia las vidas siempre que uno lo proponga. La ley de atracción tiene la siguiente dinámica: como muchos sabemos el universo se mueve a través de la energía que proyectamos, nosotros de hecho somos energía y esa energía nosotros la distribuimos según nuestro pensamiento. Simple y complejamente es la ley que señala que todo lo que nosotros tenemos (cuentas, dinero, éxito, fracaso, amor, soledad, etc) nosotros lo atraemos, nosotros lo generamos.


Al principio, y como se señala en la película, pueden pasarnos dos cosas con esta afirmación; la primera, pensar que cómo podemos atraer fracaso si a nadie le gusta tener fracaso o cómo alguien puede atraer cuentas si nadie las quiere tener y la segunda y más normal es pensar que desde ahora tenemos que monitorear todo el momento nuestros pensamientos para no pensar lo malo y atraerlo.


Estos dos pensamientos que se generar tienen una explicación para cada situación: lo primero referente a que nadie le gusta lo malo y por ende no lo debería atraer, es así. Nosotros no nos mentalizamos “quiero tener una cuenta” o “quiero fracasar” pero si afirmamos “¡tengo muchas cuentas!” o ¡Soy una fracasada (o)”, eso igual es atracción, eso igual atrae el pensamiento adverso y lo segundo referente a monitorear nuestros pensamientos no es tan así, porque la ley de atracción también explica que un pensamiento bueno es mil veces más poderoso que un pensamiento malo.


En suma, desde ese DVD que pese a ser una película o documental y que muchos pueden pensar que es casi una farsa, a mí me ha servido desde ese momento a pararse sobre mis dos pies, en el sentido de saber quien soy y entender que la virtud de ser mejores comienza por casa. Porque la magia de la vida no va relacionada sólo en respirar; sino que en encontrarnos a nosotros mismos para proyectar lo mejor que somos como personas.
 
posted by Verónica Carmona at 16:59 | Permalink | 13 comments
viernes, 28 de diciembre de 2007
Inexistencia.


Ya llegó el día. Me gustaría ser una parte del cielo, en el que tu infinito y el mío se relacionen y se complementen. La nada se hace gigantesca y entre tu cielo y el mío existen nubes que acogen nuestros pensamientos.



Ya todo es nada y nada es todo. El sabor es insípido y nuestra alma crece. Creo que me vuelvo a enamorar de ti.



Te miro desde muy lejos pero te veo de cerca. No me gusta verte llorar ni que tengas pena. Yo te amo aquí y ahora, yo te siento, pero distinto.



Recuerdo cuanto esperé tenerte. Recuerdo ese verano en que las palabras sobraban, en el que nuestro cuerpo era el lenguaje y la armonía perfecta. Ahora todo es distinto pero mejor.



Ya llegó el día y soy esa mezcla de que hablábamos siempre. Un poco de inexistencia sumado a un poco de misterio. No llores por favor, porque tus lágrimas rebotan como cuchillos en mi alma.



Te quiero, pero te espero, te amo y no me engaño. Te juro que mi vida aunque no sea ya tuya está en calidad de préstamo…sólo te pido que no llores, porque mi inexistencia comienza cuando empieza la tuya.
 
posted by Verónica Carmona at 13:03 | Permalink | 13 comments